AMLO propone incentivo fiscal a cines

Posted by

Ciudad de México, 4 Jul (La Crónica de Hoy).- Con el virtual triunfo de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de México, vale la pena recordar aquellas propuestas que tiene en materia cinematográfica Alejandra Frausto, quien se haría cargo de la Secretaría de Cultura en caso de ganar AMLO, y es quien ha alzado la voz al respecto, en distintos momentos, para decir sus propuestas:

“¿Se hace cine mexicano?, muchísimo, 175 películas se hicieron el año pasado y apenas llegan 30 a las pantallas. Tienen más reconocimiento fuera de nuestro país que en el nuestro. Tenemos que fortalecer los circuitos de exhibición y distribución de lo que sucede en el quehacer cultural”, dijo Alejandra Frausto, en una mesa de diálogo, convocada por el Grupo de Reflexión sobre Economía y Cultura y Editarte.

De acuerdo con la representante de la coalición Juntos Haremos Historia, las propuestas para modificar la ley sobre la que se rige la cinematografía nacional se cimientan en cinco peticiones concretas que parten de la iniciativa de sacar al cine mexicano del Tratado de Libre Comercio de América del Norte: “Nuestras propuestas para el ámbito cinematográfico tienen como objetivo principal garantizar el derecho de las audiencias a ver cine mexicano. Durante mucho tiempo nuestro cine nos enorgulleció y fortaleció como nación”, expresó en otro momento para una revista especializada en cine.

La primera de las propuestas es el aumento del tiempo mínimo de exhibición para las películas mexicanas, que actualmente, por el TLC, está con el 10 por ciento en las pantallas, lo que favorece en amplia ventaja al cine de Hollywood. De la mano con la propuesta anterior, la segunda se refiere a la regulación del tiempo de exhibición, pues la regulación actual no favorece la afluencia al cine nacional: “Las cuotas de tiempo de exhibición se incrementarán con un aumento efectivo del 30 por ciento del tiempo total de exhibición para el cine nacional”, dijo.

La promotora cultural, especialista en generar proyectos culturales de impacto social, quien desde 1998 se dedica a la promoción y gestión cultural en el ámbito público y privado; enfatizó en que es fundamental generar equilibrios con las empresas de la iniciativa privada que se dedican a la distribución y exhibición de algunos bienes culturales.

La tercera propuesta tiene que ver con aumentar el tiempo de exhibición del cine mexicano, al menos, a dos semanas. Las películas mexicanas actualmente sólo tienen el fin de semana de estreno para cautivar a un público y mantenerse en la cartelera. Esta estrategia pretende darle mayor notoriedad al cine mexicano en los medios de comunicación y además encontrar a su público que a menudo, ve las películas por recomendaciones de boca en boca.

“Estamos por alcanzar la cifra de 200 películas mexicanas por año. La calidad de muchas de estas películas también es notable: nuestras cintas de ficción, documentales y filmes de animación se exhiben en el mundo entero y cosechan premios y reconocimientos en los festivales y foros internacionales como nunca antes en la historia”, comentó.

“Sin embargo, el cine mexicano tiene hoy un camino sumamente difícil para llegar a las pantallas de nuestro propio país y acceder a su público natural. Esto daña enormemente a la propia industria cinematográfica, en su sustentabilidad. Daña también a todos los mexicanos, a las audiencias, negándoles el derecho a reconocerse en la pantalla y a mantener el diálogo abierto, diverso, plural y enriquecido que las cintas nacionales proponen a su público. ¿Cómo mejoraremos la exhibición de nuestro cine? Garantizando el derecho de las audiencias a ver cine mexicano”, destacó.

La cuarta propuesta pretende resolver el asunto de intereses económicos de las empresas exhibidoras para mantener al cine mexicano en cartelera, pues propone que aquellas cadenas que cumplan con un porcentaje mínimo de proyección de cine mexicano serán recompensados con la creación de un incentivo fiscal:

“Habrá un incentivo fiscal a los exhibidores que cumplan con un mínimo de 35 por ciento de cine mexicano en pantalla, como estímulo al crecimiento de este sector de manera diversificada en diferentes nichos culturales y con pluralidad (…) Lograremos que el cine mexicano esté en pantalla, pero también en la televisión pública y en las plataformas digitales, con una retribución justa”, explicó.

La última propuesta tiene que ver con la formación de nuevos públicos. Se trata de la inclusión de una materia de apreciación de las artes en la educación básica: “Nuestro cine nos dice quiénes somos y nos abre a la reflexión de cómo podemos mejorar frente a las difíciles encrucijadas de nuestro México. Nos permite contarnos nuestras historias y reconocernos en nuestras diferencias”, comentó.

“Contribuye a celebrar de mil maneras nuestra riqueza natural y cultural, así como a compartir los momentos de alegría y felicidad que tanto nos fortalecen como nación. Haciendo al cine mexicano accesible a su público y acercando las herramientas de expresión y comunicación audiovisual a los jóvenes de todo el país, se posibilita el diálogo necesario de una nación lastimada que se piensa y enriquece a sí misma a través de su cultura”, concluyó.