Adiós a Christopher Plummer

Home / Entretenimiento / Obituario / Adiós a Christopher Plummer
Adiós a Christopher Plummer

Connecticut, 8 Feb (El Informador).- Christopher Plummer, el elegante actor que interpretó al capitán John Von Trapp en el clásico del cine «The Sound of Music» («La novicia rebelde») y a los 82 años se convirtió en el actor de mayor edad en recibir un premio Oscar, falleció. Tenía 91 años.

Plummer murió el viernes por la mañana en su casa en Connecticut acompañado por su esposa, Elaine Taylor, declaró Lou Pitt, quien por años fue su amigo y mánager.

Plummer, cuyo nombre completo era Arthur Christopher Orme Plummer, nació en Toronto. Su bisabuelo materno fue el primer ministro canadiense Sir John Abbott. Sus padres se divorciaron cuando era apenas un bebé; lo criaron su madre y sus tías.

A lo largo de más de 50 años de trayectoria, Plummer trabajó en proyectos tan variados como la película «The Girl With the Dragon Tattoo» («La chica del dragón tatuado»), la cinta animada «Up» (» Up, una aventura de altura»), en la que hizo la voz del villano, y la obra de Broadway «Inherit the Wind», como un astuto abogado.

Pero fue el papel del patriarca de los Von Trapp, que interpretó junto a Julie Andrews, el que lo proyectó al estrellato. Plummer encarnó al capitán austriaco que debe huir de su país con su familia cantante para evitar prestar servicio en la armada nazi, un papel que calificó como «sin sentido del humor y unidimensional». Pasó el resto de su vida refiriéndose a la película como «The Sound of Mucus» (El sonido de los mocos), o «S&M» (sadomasoquismo).

«Nos esforzamos tanto para inyectarle humor… Fue casi imposible. Era una agonía tratar de hacer que ese tipo no fuera una figura de cartón», señaló en más de una ocasión en diversas entrevistas.

El personaje lo catapultó a la fama, pero Plummer nunca buscaba papeles protagónicos pese a su pelo gris, su buena apariencia y su leve acento inglés. Prefería los papeles de carácter, que consideraba más sustanciosos.

El histrión tuvo un renacimiento notable en el cine ya de adulto mayor, empezando con su aclamada actuación como “Mike Wallace” en la película de Michael Mann de 1999 «The Insider» («El informante»), y continuando con filmes como «A Beautiful Mind» («Una mente brillante») de 2001 y «The Last Station» («La última estación») de 2009, cuyo papel de un deteriorado Tolstói le mereció una nominación al Oscar.

El 2017, Plummer reemplazó a Kevin Spacey como J. Paul Getty en «All the Money in the World» («Todo el dinero del mundo») apenas seis semanas antes de su estreno cinematográfico. La decisión fue validada oficialmente de la mejor manera posible: con una nominación al Oscar, su tercera, como mejor actor de reparto. En 2019, protagonizó la serie dramática de suspenso «Departure».

Hubo periodos inactivos en su carrera, con una cinta de «Pink Panther» («La Pantera Rosa»), “Drácula 2000”″ e incluso una de «Star Trek». Pero Plummer tenía en mente más razones que los guiones.

«Durante mucho tiempo, acepté papeles que me llevaron a lugares atractivos en el mundo. En vez de filmar en el Bronx, prefería ir al sur de Francia, como la criatura loca que soy», comentó en una entrevista en 2007… «Así que sacrifiqué mucho de mi carrera por hoteles más bonitos y playas más atractivas», agregó.

El actor nacido en Canadá interpretó la mayoría de los grandes papeles de Shakespeare, incluyendo Hamlet, Otelo, Próspero, Enrique V y un impactante Rey Lear en el Lincoln Center en 2004. Era un astro frecuente en el Festival de Stratford de Shakespeare en Canadá.

«Me he vuelto más y más simple interpretando Shakespeare», dijo en 2007. «No soy tan extravagante como solía ser. Ya no escucho tanto mi voz. Todas las dificultades de interpretar los clásicos, te puedes enamorar de ti mismo», señaló.

A lo largo de su carrera, Plummer fue reconocido don diversos galardones: ganó dos premios Tony. El primero en 1974 como mejor actor en un musical por el papel protagónico de «Cyrano», y el segundo en 1997 por su representación de John Barrymore en «Barrymore». También recibió dos premios Emmy, un premio del SAG (Screen Actors Guild) y un premio BAFTA (British Academy Film Awards).

En 2012, a los 82 años, ganó el Oscar al mejor actor de reparto por su trabajo en «Beginners», una cinta en la que interpretó a un director de museo que se declara abiertamente gay tras la muerte de quien fue su esposa por 44 años: “Su última relación amorosa se vuelve una inspiración para su hijo, quien tiene dificultades para superar el deceso de su padre y encontrar intimidad en una nueva relación”, explicó el histrión sobre los hechos que inspiraron el filme.

Tras el anuncio del fallecimiento, artistas de Hollywood y Broadway no tardaron en expresar sus condolencias. Joseph Gordon-Levitt calificó a Plummer «uno de los grandes» y George Takei escribió: «Descansa en música eterna, capitán Von Trapp». La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas destacó que Plummer “cautivó al público de varias generaciones en papeles memorables. Se le extrañará”. Por su parte, Julie Andrews publicó: “El mundo ha perdido a un actor consumado y yo he perdido a un amigo querido”.