Andrés Palacios termina Tierra de esperanza

Ciudad de México, 4 Sep (El Siglo de Torreón).- Andrés Palacios se despidió de Santos, en la telenovela Tierra de esperanza, personaje que le permitió aprender aún más de este oficio actoral y con el que decidió ser un ejemplo para la audiencia mexicana.

En entrevista con EL UNIVERSAL, tras la emisión del capítulo final que se realizó la noche de este viernes, el artista comentó que sin duda reconfirmó el poder del trabajo en equipo, el valor del respeto, la disciplina y que el hacer uso de ellas no impidió la diversión.

«Fue un trabajo lleno de amistad, de compromiso y de muchas risas. Además de la lealtad, el sentido de protección y amistad, creo que su mensaje (del personaje) fue claro al invitar al público a valorar nuestra tierra, la naturaleza, sus procesos, nuestros propios procesos como humanos y no perder la esperanza en nuestros ideales, compromisos y nuestros seres amados o cercanos.

«Descubrí que nunca debemos dejar de ser auténticos, de prepararnos y ante todo que jamás debemos dejar de hacer equipo para defender lo que amamos y lo que vale la pena», declaró.

Para Palacios es fundamental el papel que tienen las telenovelas, en especial las mexicanas, pues dijo que en ellas se exponen valores y puede ser un reflejo de lo que acontece en la realidad contemporánea.

«Es importante no dejar de exponer temas que resalten nuestras raíces, porque ellas son las bases de nuestra identidad e historia”, indicó el histrión, quien tiene más de 883 mil seguidores en Instagram.

La escena que más le marcó en todo el melodrama producido por José Alberto Castro fue donde en el libreto su personaje le decía lo siguiente a su pareja: «¿Ya ves como si puedes confiar en mí?, por eso créeme cuando yo te digo que yo amo estás tierras y ahora que tú estás aquí, lo son todo para mí».

Señaló que esto fue significativo, pues ahí su personaje demostró que daría su vida entera por ese lugar, dijo, por lo tanto, «demostró que los seres humanos podemos comprometernos con algo siempre y cuando exista amor, que eso es lo más importante».

Respectos a la evolución de su rol de Santos, expresó que fue un personaje auténtico, quien no disfrazó sus sentimientos ni sus carencias, vivió la vida de forma espontánea, a la vez es leal y comprometido, por lo que la llegada del verdadero amor a su vida lo transformó, pues se mostró más tierno, sensible y se reconoció vulnerable, por lo que fue sin duda más humano, agregó.

«Creo que le aporte algunos aspectos sobre conocimientos de la vida en campo, cuidado del ambiente, algunos detalles en su sentido del humor y cosas que podían sumar a su desarrollo profesional, dado que tengo algo de conocimientos en esos temas».