Antonio Sánchez conquista nuevos públicos

Home / Música / Antonio Sánchez conquista nuevos públicos
Antonio Sánchez conquista nuevos públicos

Ciudad de México, 21 Sep (Excélsior).- Con una tradición profesional dentro del mundo del Jazz, Antonio Sánchez toma todo lo aprendido de este género y lo aplica a uno de sus proyectos más ambiciosos: Shift (Bad Hombre Vol.II), su nuevo material discográfico con el que tiene toda la intensión de sumar nuevos seguidores en el mundo del rock y del hip hop.

En esta nueva producción, el músico que se ha desarrollado como baterista, reunió a un grupo de renombrados artistas que aportaron su obra para darle forma la visión del ganador de cuatro premios Grammy y, así, acceder a distintos espacios y nuevos públicos.

«Con este disco la idea es poder estar en otros lugares y con otros públicos. Los seguidores del jazz son un grupo reducido y ahora, después de la pandemia, más. Entonces mi idea con este disco es llegarle a otro tipo de gente y poder tocar en otro tipo de lugares con un público diferente, sin dejar atrás el jazz, por supuesto, porque siempre, voy a estar atento a eso y en esencia, es lo que soy, pero también soy un músico de rock, porque yo crecí tocando rock.

Tenía mis grupos de rock en México y el rock and roll fue mi primer amor. ¿Por qué no tocar en lugares más grandes con otro tipo de reacción y otro tipo de producciones?, sobre todo ahora qué es material tan bueno y está compuesto por puros maestros, no es sólo de dos cantautores son artistas verdaderamente consagrados. Los festivales de rock o de jazz se están convirtiendo en eventos que reúnen buena música y creo que este proyecto es ideal para eso”, compartió Sánchez en entrevista exclusiva con Excélsior.

El pasado 26 de agosto, Shift llegó a las plataformas digitales de la mano de Trent Reznor (Nine Inch Nails), Atticus Ross, Dave Matthews & Pat Metheny, Rodrigo y Gabriela, Meshell Ndegeocello, Kimbra, Lila Downs y Ana Tijoux.

Además de la introducción a cargo de su abuelo, el actor Ignacio López Tarso, con lo que a Antonio Sánchez le permitieron explorar otra área en la música, al mismo tiempo de hacer que saliera de su zona de confort.

«Ha sido mucho trabajo, tres años de esfuerzo, pero tener a esos artistas en el mismo disco es un sueño medio surreal, la verdad, porque soy el menos famoso de todo el disco. Entonces es muy chistoso tener a personalidades como de Atticus, Lila Downs. Es decir gente de este tipo que me hayan prestado su material, porque eso es realmente el concepto del disco, me dieron su material con sus propias voces, básicamente desnudos y que me dieran el permiso de revestirlos, imaginarlos completamente con mi batería, mi producción, mis talentos y mis limitaciones como multi instrumentista, también.

Es un proyecto muy personal y al mismo tiempo puede estar desapegado el material, porque no eran mis canciones. Pero esto permitió verlas desde un punto de vista muy diferente al de sus autores, porque tú escribes una canción, la idea de cierta manera y la escuchas y la cantas de esa forma, pero de repente llega alguien y te la pone de una manera completamente diferente, pero con tu voz debe ser algo extraño. Pero lo bonito fue que al regresarles el material ya transformado todos quedaron muy satisfechos y sorprendidos”, explicó.

Para el también nominado al premio BAFTA por su trabajo sonoro en la cinta Birdman del mexicano Alejandro González Iñárritu, una de las cosas buenas con las que se queda de la pandemia fue que tanto él como sus invitados a este proyecto tuvieron el tiempo para enfocarse en él.

«El hecho de tener estos espacios tan, por decirlo así, tan muertos, que no habían presentaciones, que todos estábamos guardados y teníamos que ocuparnos, creo que este disco no hubiera existido como tal sin la pandemia porque yo tenía mucho más tiempo de trabajar los temas… sin este tiempo tal vez hubiera sido un disco.

Con menos detalle, pero acabó siendo un disco con muchas capas de producción que, a mi manera de ver, es como un homenaje a los grandes discos que he podido escuchar durante mi vida, esos que se pueden escuchar mil veces y cada vez te satisface al encontrarle algo nuevo.

A veces el jazz, lo que tiene para mí, es que es un poquito blanco y negro y este disco es como technicolor para mí, uso todos los recursos que el jazz me ha enseñado, todo está visto a través de ese prisma pero son rolas de rock, de pop, de hip hop, entonces tienen una sencibilidad diferente por el que yo haya sido músico de jazz por tanto tiempo, entonces creo que la pandemia definitivamente influyó también en la disponibilidad de los artistas.

Recuerdo que cuando empecé a tener contacto con Dave Matthews le decía gracias, seguramente estás muy ocupado y me decía no, no estoy haciendo nada, obviamente eso benefició el disco, creo que es una buena moraleja esto de sacar la mayor cantidad de jugo de este limón extraño que se convirtió la pandemia”, concluyó el músico mexicano.