Eduardo Capetillo Jr. tiene prueba de fuego

Home / Portada / Eduardo Capetillo Jr. tiene prueba de fuego
Eduardo Capetillo Jr. tiene prueba de fuego

Ciudad de México, 21 Jul (Quién).- Aunque ya prepara su debut como cantante de música regional mexicana, Eduardo Capetillo Jr . no se conforma y va por más. El hijo de Biby Gaytán y Eduardo Capetillo incursiona en la actuación en Donde hubo fuego, serie de Netflix en la que interpreta a un bombero.

En esta producción, que se estrenará el próximo 17 de agosto, comparte créditos por primera vez con su papá, Eduardo Capetillo, quien hace el mismo personaje, pero 25 años después.

En entrevista exclusiva para Quién, Eduardo Capetillo Jr. dijo estar contento por su primera oportunidad como actor junto a un gran equipo de producción y, aunque nunca había pisado un set como tal, recuerda muy bien estos escenarios gracias a que, siendo niño, su papá lo llevaba a las grabaciones de las telenovelas de Televisa.

“De hecho, fue simpático porque cuando llegué la primera vez ni siquiera me sentí como un extraño. Lo sentí muy familiar y, de cierta manera, yo ya sabía lo que estaba pasando alrededor de mí. El haber vivido todo eso desde niño me dio mucha idea de lo que estaba pasando cuando lo hice por primera vez”, platicó.

A diferencia de otros estelares cuando hacen su debut en la pantalla, Eduardo Capetillo Jr. asegura que nunca se sintió nervioso. “Sí sentía la responsabilidad, pero ésta me hizo ser mucho más profesional, escuchar muchísimo y aprender de toda la gente que tenía a mi alrededor, desde las personas de vestuario, los camarógrafos y directores hasta mis compañeros actores”.

Le gustaba, dijo, quedarse viendo lo que hacían y cómo lo hacían. “Llegué con estas ganas de aprender, de ser una esponja y decir ‘Es mi momento, estoy rodeado de gente muy exitosa y quiero absorber lo más que se pueda’”.

Darle vida al bombero Ricardo Urzúa, el mismo personaje de su papá, pero 25 años atrás, fue interesante porque antes de empezar el proyecto los citaron a todos para abundar en los detalles.

“Me decían: ‘Lalo, tú y tu papá tienen que tener mucha comunicación porque van a hacer a la misma persona. Pero aquí lo chistoso es que tu papá se va a basar en ti’. Eso me encantó, crear un personaje junto con otra persona fue muy interesante y muy padre. Hubo mucha plática sobre qué sentiría, cómo lo vamos a crear, qué haría”, recordó.

Lo más divertido de trabajar con su papá fue la experiencia en sí. “No coincidimos mucho en las unidades porque eran dos mundos, uno del pasado y uno del presente. Cuando llegábamos a coincidir, me encantaba ir a visitarlo porque cuando lo veía de niño, no entendía mucho lo que estaba pasando, sólo observaba que actuaba y se metía en su personaje”.

De las cosas que más le impactaron al compartir esta producción con el ex Timbiriche es el respeto que se le tiene a su trayectoria. De ahí que Eduardo, de 27 años, se concentró en dar lo mejor de él para estar a la altura de las expectativas, no fallarle a su papá, ni a quienes confiaron en él, pero, sobre todo, a sí mismo.

“Al principio le pregunté a mi papá si hacía algo. Él me dijo: ‘No te preocupes, si en algo vas a estar, va a ser bien dirigido’. Algo que puse en práctica fue escuchar mucho, dejarme aconsejar, dejarme dirigir”, comentó.

Fue así que se dejó guiar para aprender y, finalmente, hacer las escenas de mayor riesgo, justo en medio del fuego. “Fue una semana de puros llamados nocturnos, en los que se hicieron puros momentos de incendios. Yo quería estar ahí adentro. Le decía a la producción: ‘Te firmo lo que sea, yo me hago responsable pero quiero estar ahí’. Una vez que checaron protección y me dejaron probar, ya no quería salir, me encantó hacer las escenas de riesgo”.

Recordó que para evitar accidentes, les colocaban un líquido especial en todo el cuerpo y en la cara para no quemarse. “Y aún así, sólo teníamos 45 segundos para salir. No entiendo cómo los bomberos se atreven a meterse para salvar vidas, la verdad es impresionante. Siempre había un equipo de bomberos con nosotros. Era fuego controlado, pero me di cuenta que se sale de control en un segundo y se come lo que tenga enfrente”.

Donde hubo fuego ha sido uno de los mayores regalos que la vida le ha dado a Eduardo Jr. y no tiene palabras para expresar lo agradecido y contento que está porque se hayan fijado en él para llevarlo a cabo.

Aunque también probará suerte en la música como intérprete, no descarta volver a la actuación y para su siguiente proyecto, su papá le aconsejó que sea muy selectivo en todo aquello que deba firmar. “Me dijo que elegir un buen proyecto o uno malo puede cambiar tu carrera”, concluyó.

En Donde hubo fuego también actúan Itatí Cantoral (Gloria), Iván Amozurrutia (Alfonso) y Esmeralda Pimentel (Olivia).

La historia, que contará con 39 episodios, fue creada por José Ignacio ‘Chascas’ Valenzuela (¿Quién Mató a Sara?) y rinde homenaje a las y los bomberos del mundo.