Ignacio López Tarso pide trabajo

Home / Entretenimiento / Ignacio López Tarso pide trabajo
Ignacio López Tarso pide trabajo

Ciudad de México, 24 Mar (Quién).- El pasado 15 de enero, Ignacio López Tarso cumplió 97 años. Suma más de siete décadas de trayectoria en los escenarios teatrales, televisivos y cinematográficos, y, lo mejor de todo, es que todavía quiere seguir trabajando, pues goza de una lucidez absoluta y de perfecta memoria. “Yo a la vida le he dado todo. Yo gozo mucho la vida, me gusta vivir. Cada día que amanece lo agradezco profundamente, porque tengo 97 años de edad y han sido formidables, los he disfrutado mucho”, resaltó el actor.

El teatro, dijo, es su escenario favorito. En él debutó en 1951 y espera hacer su última aparición en una obra de teatro. “El teatro me da una gran responsabilidad que yo acepto con gusto y la resuelvo de la mejor manera. Sigo esperando estar en un escenario hasta el último día de mi vida», comentó en entrevista con el programa De primera mano. El actor de películas como Macario y La sombra del caudillo acudió a la Asociación Nacional de Actores (ANDA) para ejercer su voto en la elección del nuevo comité. Ahí recordó que cuando fue Secretario General nunca tuvo problemas con Casa del Actor ni con la Academia de Teatro Andrés Soler, entre otras instancias. “Ahora este último comité tiene pleito con todo el mundo, caray, no se puede manejar a una agrupación así”, lamentó al tiempo de aplaudir que su hijo, Juan Ignacio López encabece una de las tres planillas que se postulan para dirigir la ANDA.

“Hay que corregir muchas cosas, hay que trabajar mucho. Mi hijo tendrá que, estos próximos cuatro años, dedicarse en cuerpo y alma para sacar a la ANDA del hoyo donde la han llevado los últimos comités ejecutivos”, apuntó. Al recordar que fue en 1985 cuando tomó el control de la ANDA, subrayó que trabajó para reconstruir las instalaciones que se vieron dañadas con el reciente sismo. “Yo dejé una ANDA próspera, con el teatro recién reconstruido, con los cimientos de los edificios. Lo primero que tuve que hacer fue recimentar los edificios de la ANDA y luego tirar casi el Teatro Jorge Negrete que estaba ya viejísimo”, platicó.