Nacho Cano denuncia acoso

Madrid, 10 Jul (20 Minutos).- Nacho Cano ha achacado su detención, acusado de contratar presuntamente a migrantes irregulares para trabajar en Malinche, a su apoyo a Isabel Díaz Ayuso y ha criticado, en una rueda de prensa este martes, la intervención policial. El artista ha comparecido, arropado por los 17 estudiantes mexicanos por los que le señala la investigación, para defender su inocencia. «El criminal no soy yo, es la Policía, a ella es a la que hay que investigar», ha asegurado.

El cantante y productor teatral, que fue puesto en libertad poco después de prestar declaración, sostuvo que su detención fue «de 10 minutos» y, según su versión, fue para hacerle «la foto» y filtrarlo a los medios de comunicación.

«Si me encuentran muerto en la cuneta, ya sabéis quién ha sido», añadió el artista, que acusó a las fuerzas policiales de seguir «una maniobra orquestada» y de haber querido «achantar» y «coaccionar» a parte de la plantilla de su musical, de los que se rodeó en su comparecencia.

El exintegrante de Mecano explicó en la rueda de prensa que se desplazó a México para hacer castings, enseñar a los elegidos en España y después regresar a México para estrenar Malinche allí. «Ellos llegan, se hacen todas las cuestiones legales y se habla con la embajada», detalló y añadió que su sustento viene de un «programa de becas privadas».

«Viven en un hostal cerca de Callao (Madrid), tienen sus profesores, se van incorporando a las prácticas en el escenario. En ningún momento, de los 167 trabajadores de Malinche, se echa a nadie ni se piensa en prescindir de nadie», declaró Nacho Cano. «No vienen a quitar el trabajo a los demás, sino a añadir trabajo».

El productor teatral defendió que hubo una chica «conflictiva», actitud de la que le avisaron los compañeros que trabajaban con ella: «En un programa de convivencia donde van a tener que estar mucho tiempo juntos, es importante que las personas sumen».

«Se decide que esta persona tiene que volver a México. Estaba establecido que si alguien no se comportaba adecuadamente tenía que volverse», relató el artista. «Se le pone un billete y ella amenaza con que va a denunciar».

El abogado de Cano intervino para aclarar la situación de todo el elenco, presente en la comparecencia: «Todas las personas que hay detrás de mí están en una situación de regularidad. Son todos mexicanos, no necesitan visado. Dentro de los primeros 60 días tienen la facultad de pedir un permiso de estancia por estudios (…) Su situación es regular desde el primer día que llegaron a España».

Nacho Cano, por su parte, se quejó de las formas en las que se ha producido la intervención policial: «Hace dos semanas, aparecen 12 personas de la Policía con una inspectora de trabajo en la escuela. A veces pienso que los mexicanos tienen razón en cómo piensan de nosotros. No hacen falta 12 policías a no ser que quieras achantar o coaccionar».

«Dicen que tienen que interrogarlos, se los llevan con las sirenas puestas (…) con coacción», continuó el creador de Malinche. «A la semana siguiente me avisan de que tengo que ir a declarar. Nadie me dice que me van a detener, hay un procedimiento policial, no judicial».

El cantante creía que iba simplemente a declarar, no a ser detenido, pero «pensando que iba a pasar lo que ha pasado», lo cual tacha de «maniobra orquestada», presentó, junto con los miembros de su equipo, «17 denuncias por el trato ‘achantador’ de la Policía».

«Señores, el criminal no soy yo, es la Policía, a ellos es a los que hay que investigar», defendió y criticó que, aunque no vio allí a ningún periodista, al salir de testificar ya vio publicado en los medios de comunicación que le habían arrestado. «Aquí estoy (…) Cuando a uno le detienen, le ponen las esposas y le detienen porque ha hecho algo malo. Yo no he hecho nada malo. No hay nada que ocultar, es todo absolutamente transparente».

Nacho Cano fue más allá y señaló al comisario jefe, Alberto Carba, del que dijo «que está muy supeditado a Fernando Grande-Marlaska». «La Policía actúa con esa impunidad, sacando las cosas absolutamente de contexto para ir a por mí, por la única razón de que apoyo a Ayuso, como ya han ido a por su novio, a por su hermano, a por su padre… El que queda soy yo», opinó.

Para el artista, su caso sirve «para dirimir la tensión de otras cosas», como «la imputación sí real» de Begoña Gómez, mujer del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

«La Policía va a por mí, por la única razón de que apoyo a Ayuso, como ya han ido a por su novio, a por su hermano…»
«Hay mucha gente que está intentando hacerme daño, obviamente. ¿Qué otra cosa puede ser?», preguntó. «Soy el único artista que se atreve a decir ‘no soy de izquierdas ni comunista’ porque no lo soy ni lo he sido nunca porque no soy idiota. He vivido en Miami y sé lo que hace esa gente».

«Eso es lo que yo creo, cada uno que saque su opinión. Lo que sí sé es que la Policía ha actuado de forma dirigida. A ir a buscarme y sacar de contexto un marrón. Estamos viviendo en un país que no es el que era», criticó. «La actuación de la Policía ha sido deplorable».