Nuevo enfado de la reina Isabel II

Home / Portada / Nuevo enfado de la reina Isabel II
Nuevo enfado de la reina Isabel II

Londres, 12 Feb (Hola).- Isabel II no gana para disgustos. En los últimos meses, la reina de Gran Bretaña, de 93 años, se ha tenido que enfrentar a varias crisis familiares e institucionales de diverso tipo que han vuelto a poner en entredicho a algunos miembros de su familia.

Cuando aún se está recuperando la normalidad tras el Megxit, el divorcio de Peter Phillips, nieto mayor de la soberana, ha supuesto otro varapalo para la primera institución de Reino Unido. El hijo mayor de la princesa Ana y su ya exmujer, Autumn, decidieron poner fin a su relación en 2019 tras doce años y dos hijas en común de 9 y 7 años.

La noticia se conoció el pasado lunes y un día después la pareja emitía un comunicado para aclarar algunos de los puntos de su ruptura y explicar por qué Palacio no emitió un comunicado en su momento informando de la separación.

Isabel II ha conocido los sinsabores de las rupturas de sus hijos. Algunas de ellas muy complicadas y mediáticas como la del príncipe Carlos y Diana de Gales.

Hasta ahora parecía que sus ocho nietos solo le estaban dando satisfacciones. A las bodas de Peter y Zara Phillips le siguieron los enlaces de los duques de Cambridge, los Sussex y Eugenia de York. Este año parecía que la boda de Beatriz de York y Edoardo Mapelli Mozzi, prevista para el 29 de mayo, iba a poner la nota de alegría a unos meses complicados.

La separación entristeció a la Reina, según las informaciones adelantadas por The Sun, aunque parece que el exmatrimonio ha quedado en buenos términos. En un comunicado conjunto, Peter y Autumn Phillips aseguran que no hicieron una declaración cuando se produjo la ruptura “por no ser miembros de alto rango de la Familia Real”, aunque sí comunicaron su decisión a la Reina y a sus familiares.

Además han anunciado que compartirán la custodia de sus dos hijas Savannah, de 9 años, e Isla, de 7. También siguen viviendo en el condado de Gloucester, donde formaron sus hogar hace varios años con sus hijas, zanajando así los rumores que apuntaban a que las pequeñas vivirían en Canadá, tierra natal de su madre.