Shannen Doherty revela por qué la corrieron de ‘Beverly Hills, 90210’

Los Ángeles, 24 Ene (Quién).- Shannen Doherty admitió que dejó que algunos de sus problemas personales se filtraran en su vida laboral mientras protagonizaba la serie Beverly Hills, 90210 . En el nuevo episodio de su podcast Let’s Be Clear With Shannen Doherty , la actriz se sentó a hablar con su ex coprotagonista Jason Priestley y reconoció que su falta de profesionalismo en el set la llevó a ser despedida después de la cuarta temporada en 1994.

«Hacia mi última temporada, estaba en un matrimonio realmente horrible, y estaban sucediendo cosas en ese matrimonio que me hacían muy difícil llegar puntual al trabajo», explicó la actriz. Shannen Doherty se casó con Ashley Hamilton en 1993, pero se separaron solo un año después, en gran parte debido a la batalla de Hamilton contra las adicciones. «Sé que eso se convirtió en un problema muy grande para el resto de ustedes, como debería ser, porque si todos los demás llegan a tiempo y están esperando a una persona, eso apesta», continuó, señalando que sus llegadas tarde obligaba a sus compañeros a trabajar más horas. «No era responsabilidad de nadie más que mía», añadió la intérprete de 52 años, que actualmente lucha contra un cáncer de mama en fase 4 . A pesar de asumir la responsabilidad, Doherty deseaba que los productores hubieran tenido una platica con ella sobre su comportamiento antes de decidir sacar a su personaje, Brenda Walsh , del programa. “Me hubiera gustado que me hubieran sentado y me hubieran mirado y dicho: ‘Escucha, el resultado final será este: te van a despedir y ninguno de nosotros está dispuesto a aguantar más eso y Entiendo que tienes un problema en tu vida personal, pero eso tampoco puede trasladarse al trabajo. Tienes que ponerte manos a la obra’”, explicó.

Sin embargo, Shannen Doherty también admitió que debería haber sido más honesta con el elenco y el equipo sobre el hecho de que su “papá estaba súper enfermo” y que su esposo estaba luchando contra un problema de drogas durante mucho tiempo. «Ni siquiera quería salir de casa porque tenía miedo de que Hamilton fuera a buscar drogas», explicó. Priestley , a quien Doherty se refirió como el «mariscal de campo» del elenco, señaló que era «increíblemente difícil» para sus compañeros de reparto comprender y aceptar el comportamiento de Doherty sin que ella se abriera con ellos. “Ojalá hubiera sabido más sobre lo que estaba sucediendo en su vida personal en ese momento porque, con suerte, podría haberlo manejado con más compasión y más cariño, pero solo sabíamos lo que sabíamos”, dijo. Priestley , quien interpretó al hermano de Doherty , Brandon Walsh , en el programa, agregó que fue especialmente difícil para él lidiar con el despido de Doherty porque sus personajes estaban muy vinculados. “Por supuesto, lo más difícil para mí fue que el programa trataba sobre Brandon y Brenda, se trataba de la familia Walsh y ‘¿Cómo afectará eso al programa?’ y ‘¿Cómo encontraríamos un camino para seguir adelante con el programa?’”. Doherty dejó claro que no “culpa” a ninguno de sus antiguos compañeros de reparto por no saber lo que estaba pasando en su vida en ese momento. “Me culpo porque debería haber tenido mi vida personal más ordenada, debería haber dejado una relación antes, no debería haber salido”, explicó.