Will Smith y la fama de sus hijos

Los Ángeles, 11 Ago (Cine Premiere).- El 2022 fue un año trascendental para la carrera de Will Smith. Si bien ganó un Óscar como Mejor actor por su trabajo en Rey Richard: Una familia ganadora, también enfrentó la polémica por su agresión a Chris Rock. Dicho momento fue catártico y permitió que el histrión se refugiara en su familia para sortear el escándalo. Al enfrentar momentos de reflexión, Will Smith recapacitó sobre cómo su carrera influenció, para mal, el futuro de sus hijos.

Durante su paso por Hart to Hart, programa de Kevin Hart que se transmite a través de Peacock, el protagonista de Escuadrón suicida habló sobre el entusiasmo que sentía al lanzar las carreras de sus hijos. Como todo hombre exitoso, quería que sus descendientes tuvieran un paso importante en los medios y pudieran continuar su legado. Pero nunca consideró que, tal vez, eso no era lo que ellos querían.

Esto declaró al preguntársele sobre las consecuencias de convertir a sus hijos en celebridades:
“2010 fue el mejor año como artista y como padre. Karate Kid [protagonizada por su hijo Jaden] salió en junio, y Whip My Hair [canción de su hija Willow] en octubre. Estaba construyendo ese sueño de la familia que tenía en mente. Pensaba: ´Voy a hacer esto mejor de lo que hizo mi padre´. Hablamos de eso, mi padre era abusivo… Me dije a mí mismo que nunca tendría ese tipo de energía con mi familia, y tuve una idea de familia que estaba construyendo. De 2010 a 2012 lo había logrado. Estaba más allá de mis sueños más locos”.

Aunque Karate Kid se promocionó con gran fervor, la cinta no es precisamente recordada. Recaudó $359 millones de dólares contra un presupuesto de $140 MDD, pero cuando se habla de Karate Kid, prácticamente nadie piensa en esa versión. La actuación de Jaden tuvo comentarios decentes, pero no se trató de la gran revelación que su padre esperaba. Años después llegó Después de la Tierra, cinta con la que Will y Jaden Smith buscaron conquistar a la audiencia en una historia llena de acción y aventuras.

Desgraciadamente, la película no sólo fracasó brutalmente, también recibió pésimos comentarios y la actuación de Jaden fue el blanco de las críticas más duras. Para muchos, era evidente que Will estaba más enfocado en promocionar a su hijo que en contar una buena historia. La injerencia del ganador del Óscar en las carreras de sus hijos también trajo problemas familiares.

“Nadie era feliz en mi familia. Nadie quería estar en un pelotón. Willow fue la primera en comenzar el motín, y fue mi primera comprensión de que el éxito y el dinero no significan ser feliz. Hasta ese momento, realmente creía que podías tener éxito en tu camino, tener una casa y una familia, y que podías ganar tu camino hacia la felicidad”.

A partir de ahí, los hijos de Will Smith tomaron decisiones con más libertad. No dejaron los medios en su totalidad, pero sí se alejaron de la carrera de su progenitor. Aunque aún son famosos, han logrado un crecimiento más orgánico y se muestran felices en los caminos que han elegido. Eso dejó una gran lección para su padre: enfocarse de verdad en su familia y no en lo material y lo superficial de su carrera.

“Puedes tener tantas cosas que te hacen sentir miserable. Ese fue mi primer retroceso, y pensé: ´Ok, ¿qué me estoy perdiendo?´ Fue entonces cuando comencé a leer y estudiar psicología y la relación con la felicidad humana. Nunca fui infeliz, amaba la vida, pero conducía a la gente a mi alrededor de una manera que estaba dejaba la tierra ardiendo”, finalizó.